Blog de Categoría ¡Otra del "socialismo" zapateril!: El Gobierno aprueba que la factura de la luz suba un 9,8% en enero

Posicionament de la CNT-AIT



"; echo "

"; //Incluye banners afiliados*/ include('propios/banners_auto.php'); ?>
 
¡Otra del "socialismo" zapateril!: El Gobierno aprueba que la factura de la luz suba un 9,8% en enero PDF Imprimir E-mail
Escrito por ad   
Miércoles, 29 de Diciembre de 2010 22:48

La TUR, regulada por el Gobierno, es la factura de la luz que tiene la mayoría de los hogares en España. Según el Ejecutivo, hay 27 millones de viviendas con 10 kilovatios de potencia contratada, el máximo para poder acogerse a esta modalidad. De estos, cinco millones tienen derecho al bono social, aunque son menos, y otros siete millones han optado por el mercado liberalizado. Así, la subida de la luz afectaría a unos 17 millones de hogares.

No obstante, la apertura del sector a las comercializadoras no se ha traducido en una caída significativa de los precios. Según la Comisión Nacional de Energía (CNE), un hogar normal apenas ahorra 16 euros al año si acude a este 'competitivo' mercado.

¿Cómo se calcula la factura de la luz?

La factura del TUR es la suma de dos componentes repartidos a partes iguales. Uno es la subasta trimestral de empresas comercializadoras de energía (CESUR), que depende de la evolución del mercado y sus costes, como los combustibles; otro es el peaje, establecido por el Gobierno para retribuir los costes del sistema (redes, primas de energías renovables y otros conceptos).

Industria ha decidido congelar la parte que regula de la factura en esta ocasión, por lo que el incremento del precio de la electricidad es el reflejo de la subida del 21,3% de los costes registrada en la subasta que realizaron las compañías comercializadoras de energía.

A grandes rasgos, el secretario de Estado de Energía, Pedro Marín, ha justificado la subida de la luz por el incremento del precio del petróleo; la devaluación del euro frente al dólar, divisa utilizada para comprar crudo; el efecto estacional del invierno y las ayudas al carbón.

Algunas de las causas de que suba la luz es que el precio del barril de crudo se ha disparado en el último año cerca de un 17%, superando los 90 dólares la unidad 'Brent', mientras que la aplicación del decreto que obliga a comprar carbón nacional incrementó en un 72% los pagos por capacidad, 4,2 euros por MWh para los consumidores de baja tensión.

¿Puede bajar la luz el Gobierno?

PSOE y PP pactaron el pasado verano que la luz no subiese en julio compensando con una bajada de los peajes el incremento registrado a su vez en la subasta de las comercializadoras.

Sin embargo, ante la falta de acuerdo para cerrar un Pacto de Estado sobre energía, el Ejecutivo ha decidido congelar la parte regulada en octubre, cuando subió un 4,8%, y en enero, con esta subida del 9,8%. En ambos casos el incremento es el resultado del encarecimiento en la subasta de comercializadoras.


Así nos exprimen las compañías eléctricas

El gobierno acaba de avisar que posiblemente el recibo de la luz suba un 10 por ciento a partir de enero, pero no es la primera subida de los últimos meses, ya que durante 2010 ya subió hasta en dos ocasiones. Las compañías eléctricas exprimen todavía más al usuario casero en contra de las asociaciones de consumidores y de la Comisión Nacional de Energía (CNE), que ya ha advertido de que el sistema de adjudicación de subasta energética no es el más apropiado.

A finales del mes de octubre millones de españoles se llevaron una sorpresa en su recibo de la luz, porque la anunciada subida del 4,8 por ciento de la electricidad no repercutió por igual en el recibo de todos. Las cuentas no salieron: unos 14 millones de españoles –de los 26 millones de hogares que tienen luz en casa– sufrieron una subida del recibo del 7 por ciento. Esto ocurrió en parte debido a la aplicación del impuesto eléctrico y de la subida que ya sufrió el IVA y que afecta a todos los conceptos de la factura. Este porcentaje supone que para una familia española normal o media –la que tenga contratados 250 kwh con una potencia contratada de 3,3 kw y un consumo anual de 3000 kilowatios hora, según la Comisión Nacional de Energía (CNE)– la factura se incrementó en 3,04 euros al mes. No fue suficiente. El gobierno advierte de que enero será igual, o peor, ya que la tarifa subirá en torno al 10 por ciento.

El nuevo precio es el resultado del la subasta de energía (CESUR) que se celebra cada tres meses para fijar los precios que se aplicarán a los consumidores. La celebrada el pasado 14 de diciembre se cerró con subidas del 4,5 por ciento en el precio del megawatio, pero eso sólo es una parte de la fórmula, ya que sumando todos los componentes del recibo la subida sería del 21 por ciento. En esta ocasión el Ministerio de Industria ha decidido no tocar la parte que le corresponde, que influye en el 45 por ciento del recibo final, con lo que la subida se quedará en torno al 10 por ciento.

La subasta Cesur es el sistema que usa el ministerio de Industria para fijar el precio de los megavatios de nuestro país y al que acuden las compañías eléctricas para hacerse con su trozo de mercado. La propia Comisión Nacional de Energía (CNE) ya ha advertido que este sistema “tiende a aumentar el precio y es inflacionista”, porque en las semanas previas a la subasta se producen subidas de precio en el mercado energético sin motivos aparentes, una circunstancia sobre la que ya alertó la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que ha pedido transmitir información a la CNE sobre los mercados financieros internacionales de la energía, algo que resulta obvio y que sin embargo no está permitido por la ley. Así que la CNE no puede “ver” lo que ocurre en otros mercados. También sucede que normalmente tras la subasta los precios que se habían elevado antes bajan de repente –esto afecta a un 20 por ciento de la energía que se compra fuera– pero las comercializadoras no lo repercuten en el precio final de sus productos. Es decir, las empresas aplican la tarifa máxima aprobada en la Cesur y se embolsan esta diferencia sin repercutirla en sus abonados, algo que sí ocurría antes con el anterior sistema de tarifa integral. En total, una diferencia de 653 millones de euros entre 2007 y junio de 2010.


Los consumidores denuncian la "inaceptable, brutal y aberrante" subida de la luz

La subida de la luz de un 9,8% a partir del 1 de enero aprobada esta tarde por la Comisión Delegada del Gobierno ha recibido inmediatamente las críticas de las asociaciones de consumidores. "En un momento de crisis como la actual esta medida supone un ataque a las economías domésticas, con más de 20 millones de hogares acogidos a la tarifa de último recurso", señalan los responsables de la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (Fuci). La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) se ha sumado a las críticas y ha denunciado que el Gobierno "se somete a las reivindicaciones del lobby eléctrico" y decide subir el recibo de la luz de modo "inaceptable, brutal y aberrante".

OCU recoge además firmas para exigir al Gobierno la congelación de la tarifa eléctrica y la permanencia de la tarifa de último recurso. Según ha explicado a Servimedia la portavoz de la OCU, Ileana Izverniceanu, el objetivo es presentar estas firmas en marzo ante el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

La subida decidida por el Ejecutivo es, según la OCU, "una mala noticia para comenzar el año". Si se suma a los incrementos acumulados desde 2008, el aumento es de 222 euros (un 50% más), ha añadido Izverniceanu.

Los portavoces de Fuci han manifestado también su desacuerdo con el actual sistema de tarificación que grava "en exceso" el bolsillo de los consumidores porque recae sobre ellos "un peso importante del precio de la luz cuyo recibo ha subido alrededor de un 22% en los últimos tres años. Esta asociación estima que la subida supondrá alrededor de 50 euros más al año para un usuario medio, lo que considera "inaceptable al favorecerse los intereses de las compañías eléctricas en vez del de unos consumidores que no están viendo los beneficios que iba a traer la liberalización energética".

La organización Facua-Consumidores en Acción ha afirmado que el incremento de las tarifas eléctricas puede ser "muy superior" al 9,8% anunciado, en función del nivel de consumo de las familias. Tras calificar la subida de "brutal tarifazo", la organización reclama en un comunicado "transparencia sobre la subida" y lamenta que el Gobierno "en plena crisis económica castigue la economía de las familias para satisfacer los intereses del sector energético".

Críticas del PP; elogios de la patronal

El secretario de Economía del Partido Popular, Álvaro Nadal, ha manifestado que la subida de la tarifa sitúa el precio de la electricidad en España en "uno de los más caros de toda Europa". Para el dirigente popular, se trata de "una malísima noticia tanto para el consumidor doméstico como el industrial", puesto que "merma la competitividad de las empresas españolas, la capacidad de mejorar nuestra economía y, en última instancia, la creación de empleo".

Nadal ha criticado que el Gobierno "continúe sin tomar la decisión de realizar una reforma integral del sector energético, con especial hincapié en la electricidad", lo que en su opinión está motivado por no querer "tener un discurso libre de ideología en el que digamos a los españoles lo que cuestan determinadas decisiones".

Por contra, la patronal del sector eléctrico, Unesa, considera que la subida de la tarifa eléctrica de último recurso en un 9,8 % resulta indispensable para lograr el objetivo de eliminar el déficit tarifario. "Hay que seguir en esta senda", han señalado los responsables de Unesa.